El cinturón del CMB, es una joya con la venia de los dioses

Foto Alejandra Leyva/ El Universal
Con microchaquira el artista huichol va dando forma a “El Camino de la vida”, la manera conceptual en la que plasma una idealización sobre el fajín verde del CMB

ariel.velazquez@eluniversal.com.mx

Morelia.— Luis de la Cruz López tiene 33 años de edad. Tiene siete hijos, posee cinco cargos tradicionales en su comunidad  y aunque  no es seguidor del boxeo, valora que Saúl Álvarez y Julio César Chávez Jr. se ganen la vida con el trabajo de sus manos como lo hace él.

“Yo pediría que el ganador del cinturón lo conserve porque es algo  sagrado. Es bueno saber que son dos mexicanos los que pueden quedarse con el cinturón y que emplean sus manos como yo”, declaró Luis de la Cruz a El UNIVERSAL.

Desde hace días, Luis invierte 10 horas diarias para elaborar el cinturón Adolfo López Mateos que el Consejo Mundial de Boxeo (CMB),  otorgará  por primera vez el próximo 6 de mayo al ganador del pleito.

“Calculamos que cuando se termine  se habrán trabajado 300 horas hombre, esa es la mayor riqueza que tiene esta pieza”, sostuvo  Fernando Motilla, socio de la firma Marakame que está detrás del proyecto.

Con microchaquira el artista huichol va dando forma a “El Camino de la vida”, la manera conceptual en la que plasma una idealización sobre el fajín verde del CMB.

Inspirado en los cuatro puntos cardinales, el artista detalló que antes de comenzar con su trabajo, pidió permiso por medio de una ceremonia para trabajar con las 40 mil cuentas de microchaquira, que para el arte wixárika simbolizan el corazón del venado y sus dioses.

“Para que a uno le salga bien, no le pase nada malo, ni nos enfermemos, se tiene que pedir permiso a los dioses y los lugares sagrados para trabajar. Si se hace sin permiso nos hará daño a nosotros y nuestras familias”, sostuvo Luis.

“El camino  de la vida” es el pasaje que comienza en la correa izquierda del cinturón y narra  la salida de “un venado desde Aramara [San Blas, Nayarit], que soñó al ‘abuelo fuego’ que lo guió a Wirikuta [Real de Catorce,San Luis Porosí],  donde nació el sol y descubrió el Hikuri [peyote]. Después de probar la planta sintió el efecto y se fue a Xapawleyeta [Lago de Chapala], donde puso una ofrenda y finalmente fue a Durango guiando al resto del pueblo”, comentó Luis sobre la visión que tuvo días antes de iniciar a pegar las microchaquiras, importadas de República Checa.

La pieza cuenta con las deidades huicholes como  el venado, el águila, el sol, la milpa y el peyote que son fundamentales en su vida diaria.

El fajín se presentará  el 25 de abril aunque lleva unos días de atraso por su  compleja elaboración.  Junto a lo anterior,  Luis tiene que cumplir con sus cargos tradicionales en Tatei-Kie, comunidad enclavada en la Sierra Madre de Jalisco que está a 15 horas de distancia en vehículo de Morelia. 

“Tengo cinco cargos en mi comunidad en las que tengo que estar. El pago que recibo por mi trabajo sirve para realizar las peregrinaciones como la pasada a Wirikuta.

“Para mí es importante que la gente se dé cuenta del trabajo que hago. Es una bendición que pueda ser visto por muchos . Significa llevar mi cultura a más personas”, puntualizó  el huichol de 33 años.

A Luis le gustaría ir a Las Vegas y estar presente en la pelea de "Canelo" vs "Jr" y conocer al boxeador que se quedará con el cinturón wixárika, aunque hace unos meses le negaron la visa a San Francisco cuando intentó exponer en el Mexican Museum.

 

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

 

En video

{{video.node.date}}