Se vuelven locos con sus millones

Foto AP
El mundo del pugilismo se ha relacionado con las fiestas desmedidas y a veces con algunas adicciones

 Los boxeadores profesionales ganan millones de dólares cuando llegan a la cima, algunos saben administrar la abundancia, pero otros despilfarran el dinero hasta quedarse sin nada. 

Julio César Chávez,  el gran campeón mexicano, tuvo su periodo de fiesta y adicciones, como él mismo lo ha reconocido.

En su libro American Son, Oscar de la Hoya narra que, poco antes de la primera pelea, durante el tour promocional, se disponía a salir muy temprano a correr cuando vio a “La Leyenda” llegar al hotel, dando tumbos al salir de una limosina.

Al mismo “Golden Boy”, ya retirado, le han tocado episodios bochornosos: fue arrestado a principios del año por manejar en estado de ebriedad.

En Estados Unidos eran famosas las francachelas de Mike Tyson, quien llegó a ganar, según cálculos, más de 100 millones de dólares, que se esfumaron en fiestas, coches destrozados y demandas de mujeres, como Desiree Washington, por una supuesta violación. 

Floyd Mayweather también ha sido visto constantemente en fiestas.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

 

En video

{{video.node.date}}