Machismo mexicano la bloqueó al límite

Foto Especial
Virginia Tovar fue en 2004 la primera árbitro mexicana que dirigió en la Primera División, pero que no llegó más lejos

Hoy se habla que el futbol alemán le dio un golpe al machismo cuando la árbitro Bibiana Steinhaus pitó por primera vez un partido de la Bundesliga, una de las cuatro máximas ligas de Europa.

En México ese mito se rompió en  2004 con Virginia Tovar, la primera árbitro mexicana que dirigió en la entonces llamada Primera División, pero que no llegó más lejos, ni siquiera como instructora..., “por el machismo mexicano. Porque Aarón Padilla y Carlos González me bloquearon”, delata.

El 22 de febrero de 2004, Vicky Tovar, oriunda de Guadalajara, fue designada para arbitrar el juego entre Irapuato y América, un triunfo para su género, el cual no se consolidó por la discriminación masculina.

“Me retiré en 2008 por el machismo, Aarón Padilla (presidente de la Comisión de Arbitraje) no me daba apoyo. Al inicio salía cada ocho días, después cada mes, así que en 2008 en el Estadio Azteca, como cuarta árbitro, decidí decir adiós”, recuerda. 

Nunca pidió explicación a fondo, simplemente se fue: “Les dije que no los aguantaba. Siempre era la mismo, a la mujer no le daban apoyo y hasta la fecha esto sigue, soy la única mujer que ha dirigido un partido en Primera División”.

Llegó a lo máximo en el futbol mexicano gracias a gente como “Edgardo Codesal [presidente de la Comisión] y Arturo Yamazaki (instructor). Ellos sí me apoyaban, me exigían y si les cumplía, dirigía. Cuando llegó Aarón se acabó el apoyo y además, Carlos González  [que hoy sigue como instructor en la Comisión de Arbitraje] nunca ha querido a las mujeres”. 

No se dio por vencida, si en la cancha no se podía, quizá fuera de ella seguiría vivo su sueño. “Fui instructora de Concacaf, pero en FIFA ya no me dieron seguimiento porque la FMF no me dio el aval. Fui a hablar con Aarón, pero no me dejó salir. Perdí el Panamericano, la Copa del Mundo en Alemania. No me dejaron seguir ni como asesora, y siguen sin quererme, sobre todo Carlos González. Muchos colegios de árbitros me llamaban para pedir asesoría, sobre todo cuando había cambios de reglamentos, hasta eso les parecía mal”.

A lavar platos. Entre los mitos que rodean a Virginia Tovar, está el de que Cuauhtémoc Blanco, en aquel juego Irapuato-América, le mandó a lavar platos a su casa... “Cuauhtémoc no me dijo nada. Cuando faltaban siete minutos para terminar el juego se volvió loco, le quería pegar a alguien me acerqué a calmarlo y me dijo: ‘no me toques’ y lo dejé, la ley del hielo... Se acabó el juego y se me deja venir, pero no alcanzó a llegar porque la prensa se puso frente a él... Luego dijeron que dijo que me ‘fuera a lavar platos’, pero a mí nunca me dijo nada, pero le dolió, tan le dolió que fue a decírselo a Angélica Vale en Parodiando, pero en mi cara nunca me dijo nada... Le faltaban muchos para que me dijera algo”.

Hoy la ex árbitra está lejos del arbitraje y cerca de los niños, y más de su hijo, “mi motor, que juega todos los deportes, menos el futbol”;  es maestra de educación física pero a la distancia se alegra que haya una Liga Femenil, aunque lamenta que en el arbitraje no se vea de cerca, que surja otra Virginia Tovar, “me sentiría honrada, pero siendo  realistas, no quieren darles seguimiento…

Artículo
La división de nutrición retomó actividades
Fundación de Rafa Márquez abre de nuevo

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

 

En video

{{video.node.date}}