Foto Alejandro Acosta/El Universal
Vivir momentos difíciles para llegar a Río hizo a Aída Román más sólida

Llegar hasta los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro no fue tan fácil como Aída Román se lo esperaba. Pese a tener en su palmarés la plata en Londres 2012, el camino a su segunda justa veraniega estuvo lleno de viento en contra.

Han sido años intensos en los que viví cosas tan fuertes como no tener entrenador casi un año. A la distancia lo recuerdo y hasta me alegro de que haya sucedido, porque ahora soy una competidora más fuerte que hace cuatro años”, comentó la también medallista panamericana.

Los obstáculos en el ciclo que culmina en agosto fortalecieron el carácter de la seleccionada de tiro con arco y afianzaron su objetivo de repetir el podio en tierras brasileñas.

En mi deporte casi nunca hay favoritos, porque puedes perder con 29 puntos o ganar con 25. Lo que a nosotros nos toca es prepararnos lo mejor posible y buscar las medallas para ratificar que nuestro país sigue siendo potencia. Confío en que tanto por equipo como en lo individual lograremos darle una satisfacción a México, estamos preparados para ser protagonistas y esperamos no fallar en el momento decisivo”.

Aunque hasta hace poco la arquera se sentía poco valorada en su país, a pesar de sus múltiples logros internacionales, lo que ahora le importa es el reconocimiento de los aficionados.

Ya me acostumbré a que a veces hay gente que no te ve, no se da cuenta de lo mucho que entrenas y lo haces por tu país. Lo que realmente me interesa es que la gente me valore y se sienta feliz por lo que he conseguido”.

Aída, de 28 años de edad, asume con responsabilidad el papel de líder que funge en el representativo femenil.

Mi papel no es minimizar a nadie sino incluir y apoyar. Yo no soy perfecta, tengo muchos errores, pero me gusta empujar y respaldar a mis compañeras (Gabriela Bayardo y Alejandra Valencia). Quiero ser la persona que les dé toda la confianza para desenvolverse lo mejor posible en los Olímpicos”.

La presión en las semanas previas a los Juegos es muy fuerte por lo que la deportista capitalina trata de complementar el trabajo físico con el psicológico.

Tenemos un gran equipo multidisciplinario que es fundamental en nuestra preparación. Es muy importante que las personas sepan que detrás de una medalla olímpica no está simplemente el atleta, sino un grupo de profesionales que lo llevan hasta su máximo nivel”.

Lee Wong, entrenador nacional, pronosticó al menos dos medallas para el tiro con arco mexicano en Río. La meta no suena tan descabellada para Román.

No sólo nos exige la gente, nos exigimos también nosotros mismos porque todos queremos regresar de Río con grandes noticias. No es sencillo soportar expectativas tan altas, pero también es bueno que las personas piensen que podemos estar entre las mejores”.

Román es la arquera más constante del país en los últimos años. A su medalla olímpica le sumó logros como un título mundial bajo techo (2014) y constantes buenos resultados en Copas del Mundo.

 

Ya estamos en la etapa final de la preparación, lo que nos faltan son detalles. Llegó el momento que todos esperamos, para el que nos hemos preparado y vamos a darlo todo por México”, culminó Aída, quien compite este fin de semana en la Copa del Mundo de Turquía.

Te invitamos para que también nos sigas a través de