Foto Carlos Mejía/EL UNIVERSAL
Desde 2010, América no marcaba seis tantos, con lo que Ambriz da una vapuleada al carismático ‘Piojo’ Herrera

Ignacio Ambriz destruye cualquier nostalgia del americanismo por el ‘Piojo’. ‘Nacho’ tiene al América con 27 unidades, a punto de cruzar la puerta hacia la Liguilla y con cinco victoria consecutivas. Nadie en Santa Úrsula pide el regreso a Coapa de Miguel Herrera, que vuelve a la frontera con una goleada 6-1 en contra y la fase final alejándose de sus Xoloitzcuintles.

El estratega emplumado guía a su club a darle una amarga vapuleada al carismático entrenador fronterizo.

Le gana la partida y lo deja con un registro de seis triunfos, cinco empates y ocho caídas cuando el ex seleccionador mexicano enfrenta a los azulcrema.

Ambriz, poco a poco, enamora a su fanaticada. Organiza una fiesta amarilla en la que goza y se divierte, además de ser protagonista en la goleda. Desde 2010, las Águilas no marcaban 6 goles en un partido.

América empieza un duelo adormilado, como si no le quisiera hacer daño a su ex entrenador, Miguel Herrera. La nostalgia invade a los emplumados en los primeros minutos del partido.

El hoy estratega de los Xoloitzcuintles había recibido una ovación por parte de los radicales azulcremas antes del partido: “Oe, oe, oe, oe, ‘Piojo’, ‘Piojoooo’”, retumbó desde la cabecera ocupada por La Monumental en cuanto Herrera pisó como rival la cancha del Estadio Azteca.

Los jugadores de las Águilas se contagiaron de ese grito. En la cancha se muestran pasivos hasta que Gabriel Hauche, tras una diagonal retrasada perfecta de Dayro Moreno, remata el balón hacia adentro de la portería (13’). El 0-1 pega en el orgullo amarillo.

Tijuana se conforma y el América responde al mazazo en su orgullo. El ‘Cepillo’ Peralta da la sensación de estar desconectado, ajeno al partido. Tampoco requiere que todos los balones pasen por él. Es capaz de aprovechar cualquier pelota que le llegue y aparece para definir. Un cabezazo le es suficiente. Empata el juego, luego de un cobro de tiro libre de Osvaldo Martínez que encuentra la inexistente marca fronteriza. Oribe pone la testa y hace el 1-1 (37’). Su diana lo hace emular al ídolo Cuauhtémoc Blanco.

Peralta anota por quinto partido consecutivo como lo hizo el hoy alcalde de Cuernvaca en 1998. De paso, hace su novena diana del torneo para disputar la cima del goleo individual con el francés André Pierre Gignac, quien llegó a esta jornada con nueve anotaciones.

América, a partir de la igualada, se muestra con mayor comodidad. Libre de presión ante un atemorizado rival que se repliega. Xolos regala espacios, se agazapa y los amarillos encuentran en la media distancia la manera de abrir lo que intenta ser un muro canino.

William Da Silva se atreve desde afuera del área. Su impacto es desviado por Javier Gandolfi, pega en poste y se anida. La ventaja americanista 2-1 se decreta (41’), misma que amplía Paolo Goltz con un certero remate de cabeza al 72’. La puntilla al ‘Piojo’ la colocan Carlos Darwin Quintero, con un doblete al 82’ y 84’, y Darío Benedeto (87’).

El público se le rinde al colombiano y corea su nombre al unísono. El América de Ambriz despedaza al ‘Piojo’… y a su recuerdo.

Te invitamos para que también nos sigas a través de