Foto Imago7
Los azulcrema juegan por nota y se imponen a un Atlas que termina por desfondarse en el complemento

Y la gente canta: “Vamos, vamos América, esta noche tenemos que ganar”. Y una ola amarilla le da la vuelta a la tribuna. Y la algarabía es de un solo color. Esto no es el Estadio Azteca. Pero se le parece. El Jalisco es tomado por las Águilas, que imponen su ley tanto en la grada como en la cancha, donde superan por 3-0 al Atlas.

El arranque de partido presenta un escenario claro: América, juega de gris, pero su futbol no lo es, tiene más tiempo la pelota en sus pies, aunque Atlas es más efectivo en el último tercio del campo. Por eso, son los Zorros quienes generan mayor peligro. El centro desde el costado derecho es cabeceado por Alfonso González, apenas a un costado, al ’11.

Poco más tarde, tras una triangulación con Gonzalo Bergessio y Juan Carlos Medina, aparece nuevamente “Ponchito” dentro del área para conectar de zurda, raso y por un lado, al ’20. Y cinco minutos más tarde Bergessio alcanza el balón por aire, con poca fuerza, por lo que su remate es inofensivo.

Las Águilas encuentran por el costado derecho una parcela libre para explotar a placer. Julio Nava, habilitado como lateral izquierdo, carece de oficio defensivo. Alfonso González poco baja para auxiliarle. Entre Rubens Sambueza y Ventura Alvarado se apoderan de esa banda. Por ahí se genera todo el peligro.

Oribe Peralta alcanza una pelota profunda, pero la bandera del asistente ya está arriba. El americanista, que esta noche viste de gris, recorta y sirve dentro del área. Sambueza empuja de cabeza a las redes, al ’33. La acción, sin embargo, es invalidada. El grito de gol por parte de los aficionados visitantes, que son mayoría en la tribuna, es emoción gratuita.

América se desboca al frente. El “Cepillo” Peralta saca un derechazo cruzado que se escurre por un lado, al ’35 y un minuto más tarde, la defensa rojinegra despeja con apuros un centro venenoso y la redonda le queda a Osvaldo Martínez, que saca un potente disparo que se va por encima.

Es cuestión de tiempo. Y de no desistir en la idea de explotar el costado derecho. Por ahí, Rubens Sambueza supera por enésima a Julio Nava. Levanta la mirada. Manda un centro peligroso. Álvaro González se encuentra mal perfilado. Sin embargo, el “Tata” se barre con la idea de cortar el servicio.

Mala suerte para el rojinegro: apenas rosa la redonda. Deja sin oportunidad al arquero Miguel Fraga. El balón cruza lentamente la línea prometida. Gol del América. La tribuna, casi repleta, explota en algarabía. Retumba en el cemento del Jalisco el “¡Águilas, Águilas!”. Los visitantes toman ventaja, al ’40.

Para la segunda parte, Rafael Márquez no vuelve al terreno de juego. Su lugar, debido a una molestia, es ocupado por Felipe Baloy. La zaga rojinegra tarda en acomodarse. América aprovecha a la perfección. Le bastan dos minutos para sentenciar este encuentro de la segunda jornada del Clausura 2016.

Darío Benedetto conduce. Mete un pase profundo. Perfecto. A la espalda de la zaga local. Oribe Peralta le ha marcado estupendamente el espacio. Alcanza la redonda. Encara al arquero. Define con suavidad. A las redes. Gol del “Cepillo”. El 2-0 del cuadro capitalino, al ’56. El Jalisco es amarillo.

Un minuto más tarde, otro pase a la espalda de la defensa. Por el mismo costado derecho. Esta vez es Rubens Sambueza quien controla dentro del área. Sentencia con la pierna izquierda. Disparo cruzado. Las redes se estremecen por tercera ocasión. Las Águilas aniquilan la esperanza rojinegra. El 3-0 que mata.

Poco después, Walter Kannemann barre con fuerza desmedida sobre Sambueza, que se queda tendido. Hay gitos. Michael Arroyo propina un empujón al agresor, que termina en el césped. El árbitro José Alfredo Peñaloza expulsa al americanista. Con un hombre menos, los visitantes cierran espacios y controlan al rival con eficacia para conservar el marcador.

América vuela en el Estadio Jalisco. Un 3-0 contundente. La primera victoria de las Águilas en el Clausura 2016. Y un poco de oxígeno para Ignacio Ambriz.

Te invitamos para que también nos sigas a través de

Notas Relacionadas