Foto Archivo/AP
Los Cowboys poseen la cuarta selección global en el Draft de abril y una de sus opciones es Ezekiel Elliott

 

Jerry Jones aún debe sentir que algo se le retuerce en el estómago cuando le preguntan por DeMarco Murray.

 Con la mejor versión de Murray en el backfield de los Cowboys, el equipo de Jones ganó 12 juegos en 2014 y avanzó a la Ronda Divisional de la NFC, en la que cayó ante Green Bay en el famoso juego de la no-recepción de Dez Bryant.

 Pero no fue Bryant quien llevó a Dallas hasta esa instancia. Fue Murray, quien detrás de la mejor línea ofensiva de la NFL corrió para mil 845 yardas (líder de la liga y un récord de la franquicia) y 13 touchdowns. Murray también fue el primero de la NFL al llevar el balón 392 veces (80 más que el segundo lugar, LeSean McCoy) y promedió 4.7 yardas por intento.

 Al final de la campaña, tanto Murray como Bryant eran agentes libres, y Jones y su familia tenían la difícil decisión de elegir únicamente a uno de los dos.

 Dez se quedó con los Cowboys y DeMarco emigró a Filadelfia.

 El ataque terrestre de los Cowboys no volvió a ser el mismo sin Murray y éste sólo vivió frustraciones con Chip Kelly y sus Eagles.

 Hace unos días, Dallas firmó a Alfred Morris, un corredor que fue de más a menos en Washington y que tampoco parece ser la solución en el backfield de Dallas, que tiene que correr más y mejor el balón, entre otras cosas para mantener sano a Tony Romo.

 Los Cowboys poseen la cuarta selección global en el Draft de abril y una de sus opciones es Ezekiel Elliott (Ohio State).

 La última ocasión que Dallas reclutó a un corredor en la primera ronda, fue en 2008, cuando con la vigesimosegunda selección tomaron a Felix Jones.

 A Murray (Oklahoma) lo eligieron en la tercera ronda (71 global) en 2011. Y en 2004, en segunda ronda, Dallas seleccionó a Julius Jones.

 “Creo que es un sólida clase de corredores, como es usual. Hemos devaluado esta posición. Ezequiel Elliott se irá en la primera ronda. Después de eso creo que nadie lo hará. La gente amará o no a Derrick Henry, lo uno o lo otro. Y hay un montón de jugadores de tercera o segunda ronda: Devontae Booker, Kenneth Dixon. Me gusta Jordan Howard, de Indiana, por su tamaño”, dijo Mike Mayock, analista de NFL Network.

 

¿UN CORREDOR EN PRIMERA RONDA?

El año pasado, los Rams reclutaron a Todd Gurley con la décima selección global del Draft; cinco posiciones después, los Chargers seleccionaron a Melvin Gordon.

 En 2013 y 2014, ninguna franquicia reclutó un corredor en la primera ronda, pero los novatos Eddie Lacy (Green Bay) y Jeremy Hill (Cincinnati) sumaron mil yardas, respectivamente. Ambos fueron seleccionados en la segunda ronda.

 Después de dos campañas de mil yardas, Lacy apenas sumó 758 y tres touchdowns en 2015; Hill tuvo un segundo año complicado, con 794 yardas, pero sumó 11 anotaciones por la vía terrestre la temporada pasada.

 Ambos corredores comparten el backfield en sus equipos. Es una tendencia en la NFL: las franquicias buscan tener al menos dos corredores titulares, siendo uno de ellos más versátil y que puede funcionar en terceros downs como un receptor más.

 En las 10 campañas más recientes -desde 2006- un total de 12 corredores novatos rompieron la barrera de las mil yardas, incluidos tres en 2008: Chris Johnson (mil 228, 9 touchdowns) de Tennessee, Steve Slaton (mil 190, 8 TDs) de Houston, y Matt Forte (mil 188, 8 TDs) de Chicago.

 De esos 12 corredores, sólo seis fueron reclutados en la primera ronda. Uno de ellos (y el único desde 2012) es Todd Gurley, quien el año pasado corrió para mil 106 yardas y 10 touchdowns para los Rams, números que le valieron para ser nombrado Novato Ofensivo del Año.

 En las temporadas 2009 y 2011 no hubo un sólo novato que alcanzara las mil yardas.

 “La NFL de hoy, seamos sinceros, es una liga de pases. Esa posición [de corredor] ha sido devaluada. No saben cuántos entrenadores y gerentes generales me han dicho que ni siquiera se preocupan por los corredores. ‘Podemos conseguir uno en la cuarta o quinta rondas’. Es a donde se ha ido la posición de corredor”, agregó Mayock.

 

CORRER ES IMPORTANTE, PERO…

¿Qué tan importante es el ataque terrestre en la NFL moderna? Importante, pero no determinante. Es lo que sugieren los 10 campeones más recientes, pues sólo tres de ellos tuvieron una ofensiva por tierra en el Top 10: Seattle (4) en 2013; Saints (6) en 2009 y los Giants (4) en 2007.

 Excepto Baltimore en 2011, undécimo de la NFL ese año, el resto ganó el Super Bowl con ataques terrestres mediocres. Incluso, los Giants fueron campeones en 2011 con el peor promedio de yardas por tierra de la liga: 89.2 por juego.

 Un año antes, Green Bay derrotó a Pittsburgh en el Super Bowl con la ofensiva terrestre 24 de la NFL.

 Carolina, que perdió en febrero el Super Bowl 50 ante Denver, fue la segunda mejor ofensiva por tierra de la liga, pero ninguno de sus corredores terminó con mil yardas. Son los beneficios de contar con un quarterback como Cam Newton, segundo en el equipo con 636 yardas y 10 touchdowns por esa vía.

 

LAS OPCIONES EN EL DRAFT

En tres años en Ohio State, Ezequiel Elliott llevó el balón 592 veces para 3 mil 961 yardas (impresionante promedio de 6.7 por intento) y 43 touchdowns.

 Elliott posee un excelente tamaño y físico para la posición en la NFL. Es un buen atleta con pies rápidos. Su velocidad es buena y cuando explota es difícil de atrapar. Cuenta con buena visión, ataca rápido los huecos y normalmente llega al segundo nivel de la defensiva.

 Ezequiel corre con fuerza y poder, pero también es confiable como receptor.

 Otra opción en la Clase 2016 es Derrick Henry, de Alabama.

 Henry es un jugador excepcional cuando se trata de correr por el interior de la línea ofensiva. Es mucho más rápido de lo que aparenta, posee gran fuerza y puede conseguir las yardas difíciles.

 Al igual que Elliott, Henry tiene buenas manos y es un buen bloqueador.

 Su ventaja es que en Alabama jugó en una ofensiva similar a la que se estila en la NFL.

 Alex Collins (Arkansas), Jordan Howard (Indiana), Paul Perkins (UCLA) y Devontae Booker (Utah) son otras opciones, pero la mayoría de los scouts pronostican que son material de segunda o incluso tercera ronda.

 Kenneth Dixon (Louisiana Tech), Kelvin Taylor (Florida) y Josh Ferguson (Illinois) podrían ser “robos” del Draft, al igual que Keniata Drake, compañero de Henry en Alabama, quien tuvo una actuación sobresaliente en el juego de campeonato de la NCAA.

 Reclutar o no reclutar a un corredor, esa es la cuestión.

 

Te invitamos para que también nos sigas a través de