Foto AP
El presidente Comité Olímpico Internacional asegura que la AMA pudo evitar las sanción de Rusia en el 2010

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach, defendió hoy la decisión de no excluir a todo el deporte ruso de los Juegos de Río de Janeiro y aseguró que la Agencia Mundial Antidoping (AMA) podría haber evitado el escándalo en 2010.

«No quiero hacer ninguna acusación sobre la situación de la AMA, pero creo que se puede decir que todo este problema podría haberse evitado si la AMA hubiera investigado en 2010 las evidencias del señor Stepanov», dijo Bach en una extensa entrevista con la agencia dpa dos días después de la decisión.

Vitali Stepanov, antiguo miembro de la agencia antidoping rusa (Rusada), acudió en 2010 a la AMA para revelar los secretos del atletismo ruso.

Sin embargo, como sus palabras no tuvieron los efectos deseados llamó a la cadena ARD. La televisión alemana emitió en diciembre de 2014 el documental «Dossier secreto doping: cómo fabrica Rusia a sus ganadores» con testimonios de Stepanov y su mujer, la atleta Yuliya Stepanova. Ese programa fue lo que desencadenó las investigaciones de la AMA.

La agencia publicó recientemente un explosivo informe en el que reveló que los deportistas rusos se beneficiaron de un sistema de doping de Estado y pidió la expulsión de Rusia de los Juegos de Río, que se disputan de 5 al 21 de agosto.

«El COI tenía una decisión muy difícil que tomar», admitió Bach, de 62 años y en el cargo de presidente desde 2013. «Hay mucha crítica que viene de la esfera política cuando en el mundo del deporte hay unanimidad sobre la decisión».

dpa: Usted recibió muchas críticas en las últimas horas. Incluso Robert Harting, campeón olímpico de disco y compatriota suyo, dijo que se avergonzaba de usted. ¿Qué dice al respecto?

Bach: Es un exabrupto. No es aceptable insultar a alguien de esa manera por no compartir una misma opinión. Todos los que argumenten de esa manera deberían tener en cuenta los apoyos que recibimos para tomar la decisión. Federaciones continentales, comisiones de atletas… El comité ejecutivo del COI acordó la decisión de forma unánime. Hay diversas opiniones en este asunto y hay que aceptarlo. Lo que no es aceptable es que alguien ofenda de esa manera.

dpa: Pero las críticas no vinieron sólo de Harting, sino de todos los estamentos del deporte.

Bach: El COI tenía una decisión muy difícil que tomar. Teníamos que decidir entre sancionar un sistema y la cuestión de hasta qué punto se puede hacer responsable al atleta de ese sistema. Y lo 
repito una vez más: recibimos el apoyo de los comités olímpicos nacionales, de la Asociación de Federaciones Olímpicas de Verano y de comisiones de atletas. Al final tomamos una decisión equilibrada. Por un lado se impone a los atletas una responsabilidad colectiva en el sistema y por el otro se le da a los atletas la posibilidad de que demuestren que no están implicados.

dpa: Atletas, funcionarios, la AMA: muchos están disgustados con la decisión.

Bach: No quiero hacer ninguna acusación sobre la situación de la AMA, pero creo que se puede decir que todo este problema podría haberse evitado si la AMA hubiera investigado en 2010 las evidencias del señor Stepanov (marido y entrenador de la informante Yuliya Stepanova, cuyo testimonio desencadenó las investigaciones).

dpa: ¿Qué era tan difícil de decidir? La Carta Olímpica prohíbe la influencia política en el deporte. Y en este caso hay pruebas consistentes de que Rusia organizó un sistema de doping de Estado en el que estuvieron implicados funcionarios y políticos.

Bach: El sistema tiene que ser sancionado. La pregunta es: ¿hasta qué punto puedo yo sancionar a atletas que no formaron parte de ese sistema? Ése habría sido el caso si no se les hubiera dado la oportunidad de defenderse de forma individual. Creo que es cínico pensar que la sanción de atletas inocentes es un daño colateral. En ese caso, la responsabilidad del COI con todos los atletas no sería la adecuada. Está fuera de toda duda que el sistema tiene que recibir el castigo más duro posible. En ese sentido hemos tomado ya las primeras medidas, como por ejemplo que ningún miembro del Ministerio de Deportes de Rusia, empezando por el ministro (Vitali Mutko), reciba una acreditación para los Juegos. Hemos creado una comisión especial que se encargará de acompañar al COI en la investigación del asunto y que por el otro lado da la oportunidad a los acusados de pronunciarse y defenderse, algo que no existía hasta el momento.

dpa: Los Juegos Olímpicos arrancan en poco más de una semana. ¿Cómo puede funcionar esa inspección individual de cada deportista ruso en tan poco tiempo?

Bach: Las Federaciones Internacionales son responsables junto a la AMA del sistema antidoping durante los 365 días del año. Eso significa que tienen en su mano todos los datos sobre pruebas, pasaportes biológicos y posibles sanciones. Este trabajo se está realizando ahora mismo en todas las federaciones. Sí, es una tarea ambiciosa, pero el COI no pudo cambiar el hecho de que haya tan poco tiempo entre la publicación del informe McLaren y los Juegos Olímpicos.

dpa: Una de las mayores críticas fue que usted mantiene una estrecha amistad con el presidente ruso, Vladimir Putin, y que la decisión fue menos imparcial por ese motivo. ¿Qué puede decir de eso?

Bach: Lo tengo que rechazar de forma categórica. Cualquiera que vea los hechos se dará cuenta. La decisión fue tomada por unanimidad en el comité ejecutivo del COI. Recibo cada día cartas de comités olímpicos nacionales en donde expresan su conformidad. También se tiene que tener en cuenta que hay mucha crítica que viene de la esfera política cuando en el mundo del deporte hay unanimidad con la decisión. Aunque por supuesto que en el deporte hay diversidad de opiniones. Si el cien por cien de las personas está de acuerdo en algo sería algo sospechoso. En nuestro caso una gran mayoría del deporte internacional apoya nuestra decisión.

dpa: También hubo muchas críticas por dejar a Stepanova fuera de los Juegos de Río. Según el COI es debido a que no cumple los «estándares éticos». ¿Por qué la persona que desencadenó la investigación de un gigantesco escándalo de doping no puede competir y otros atletas que se doparon en el pasado, como Justin Gatlin o Tyson Gay, sí?

Bach: La cuestión con Stepanova era si su situación particular justificaba que se hiciera una excepción en la Carta Olímpica y permitir que compitiera como «atleta neutral». Como había argumentos éticos que debatir preguntamos a la comisión de ética. Ésta reconoció la contribución de Stepanova a la lucha contra el doping, pero también tuvo en cuenta que no sólo formó parte del sistema durante cinco años, sino que participó de forma activa en ese sistema. Sólo reveló la información cuando ya no estaba protegida por el sistema, cuando estaba sancionada con una suspensión de dos años. La comisión de ética tuvo todo eso en cuenta y nos aconsejó que no era ético hacer una excepción en la Carta Olímpica.

dpa: Si destapar el, según la AMA, «mayor escándalo de doping de todos los tiempos», no es suficiente, ¿qué se necesita para que haya una excepción?

Bach: Ésa es la teoría. La comisión de ética valoró el caso de Stepanova y colocó sobre las mesa todos los pros y contras. 

Te invitamos para que también nos sigas a través de