Foto Reuters
Europa ha implementado una estrategia preventiva dentro y fuera de los estadios de futbol ante los recientes atentados; para la Eurocopa de Francia se invertirán 40.7 mdd para la seguridad

 

 

Ir a un estadio de futbol europeo, significa entrar en “fortalezas” creadas a partir del miedo y la zozobra generada por el terrorismo.

Medidas extremas de prevención con base en manuales y protocolos creados por la UEFA y la FIFA se siguen al pie de la letra para que los ataques no impacten al deporte que le deja al viejo continente ingresos por 17 mil millones de dólares.

Los ataques en París y Bruselas —que dejaron 162 muertos— encendió los focos rojos de las autoridades policiacas y de la Unión de Asociaciones Europeas de Futbol. El balompié no está exento del miedo que se siente actualmente en el viejo continente.

Nada más para la Eurocopa 2016 de Francia se invertirán 40.7 mdd en materia de seguridad, más 2.2 mdd que inyectará el gobierno galo a la instalación de cámaras preventivas. Cuando menos, habrán 900 efectivos de vigilancia en cada uno de los 51 partidos que se disputen en el certamen y aumentarán de acuerdo al tipo de partido en el que se requiera mayor vigilancia.

La UEFA exhorta —según su Guía de Estadios de Calidad— que los recintos futboleros sean construidos con materiales que no sean inflamables o propaguen el fuego, como hormigón, para evitar la propagación de un incendio producto de explosiones en las gradas.

Como elemento central de prevención, las cámaras de vigilancia deberán estar conectadas a monitores en color y tener funciones de barrido y zoom, así como la funcionalidad incorporada de tomar fotografías para detectar a aficionados sospechosos en tiempo real.

Uno de los puntos débiles de los estadios son las explanadas, debido a que no tienen las medidas de revisión férreas que se tienen en las taquillas y los accesos.

UEFA señala que éstas deben ser suficientemente amplias para permitir el flujo rápido antes, durante y después del partido y también, por supuesto, permitir evacuar rápidamente el estadio de forma segura en caso de emergencia.

FIFA también sabe de la amenaza del terrorismo hacia el futbol. El organismo rector del balompié mundial exige en su Reglamento para Seguridad en los Estadios que exista una estrecha colaboración entre autoridades policiacas gubernamentales y federativas para conocer el grado de alerta terrorista [de los cinco existentes] que se debe tener.

Los encargados de seguridad están obligados a revisar cada bolsa, paquete y automóvil que esté cerca de la zona del estadio. Una vez en el recinto, todos los puntos como escaleras y butacas deben ser minuciosamente analiza das para detectar paquetes sospechosos.

Ninguna persona que se niegue a ser revisado puede acceder a los cosos.

Estas normas, sin embargo, no tienen la capacidad de eliminar los riesgos de un atentado terrorista al 100 por ciento, según Gabriel Guerra Castellanos, especialista en asuntos internacionales.

“Los estadios por más mecanismos de protección que tengan, siguen en riesgo. Necesitan estar más protegidos”, avisa el experto.

 

 

Te invitamos para que también nos sigas a través de