Foto AP
Chicago busca instalarse en una Serie Mundial por primera vez desde 1945

Lo único pendiente para los Cubs de Chicago es hacer historia. El equipo regresa a su Wrigley Field con una ventaja 3-2 sobre los Dodgers de Los Ángeles en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, con la posibilidad de poner fin a una espera de más de siete décadas para volver a una Serie Mundial.

“No le rehuimos a nada”, señaló el manager Joe Maddon. “Está a nuestro alcance ahora. Odio tener que decirlo, pero lo que quiero es que lo consigamos el sábado”.

Para una franquicia reconocida por sus derrotas dolorosas, no será un sábado cualquiera. Tampoco ha sido una temporada ordinaria.

Los Cubs lideraron las Mayores con 103 victorias, arrasando con la competencia en su división Central. Ganaron más juegos de visitante que cualquier otra versión de los Cubs desde 1910. Y si vencen a Clayton Kershaw y a los Dodgers, se citarán con Cleveland en su primera Serie Mundial desde 1945.

Ello, por supuesto, les pondrá al umbral de su primer campeonato desde 1908.

Pero antes de ponerse a pensar

en eso, afrontan el obstáculo de Kershaw, uno de los lanzadores más dominantes de las Grandes Ligas. Los Cubs contarán con Kyle Hendricks, el líder de efectividad en las Mayores, en el sexto juego.

El séptimo partido será mañana, en caso de ser necesario.

“Hemos ganado dos juegos seguidos antes”, declaró Adrián González, el primera base mexicano de los Dodgers. “No hay nada que diga que no podamos hacerlo sábado y domingo”.

Los Cubs se encuentran en esta posición tras recuperarse de blanqueadas consecutivas, anotando un acumulado de 18 carreras en los últimos dos partidos. Sus bats han despertado.

Addison Russell siguió su resurgimiento al plato con un jonrón

que rompió el empate para que los Cubs derrotaran 8-4 a los Dodgers

el jueves.

Russell ha bateado jonrones en juegos seguidos, al irse de 10-4 tras apenas dar un hit en 24 turnos al inicio de la postemporada. Anthony Rizzo también se encendió con cinco hits y un jonrón en los últimos dos duelos, luego de un bache de dos hits en 26 turnos. El puertorriqueño Javier Báez ha sido la constante, con hits importantes y realizando jugadas sensacionales al defender la segunda base.

Ahora, Kershaw tendrá que buscar la manera de parar en seco a los Cubs.

El tres veces del Cy Young tiene foja de 2-0 y efectividad de 2-0 con 3.72 de efectividad en tres aperturas y una aparición en relevo en esta postemporada, quitándose de encima una reputación de que flaqueaba en los playoffs. El zurdo estuvo espectacular en el segundo partido contra Chicago, lanzando pelota de dos hits en siete innings antes que Kenley Jansen se encargara del resto en una victoria 1-0.

 

Kershaw se declaró en condiciones de lanzar el jueves, con tres días de descanso.

Te invitamos para que también nos sigas a través de