Foto Especial
El tenista argentino logra su pase a la siguiente fase al derrotar 7-5 y 7-6 (7-4) al español Roberto Bautista Agut

El argentino Juan Martín Del Potro derrotó hoy a Roberto Bautista Agut por 7-5 y 7-6 (7-4) y se clasificó para las semifinales del torneo olímpico de tenis, donde se enfrentará mañana al también español Rafael Nadal, vencedor del brasileño Tomás Belucci.

Abrió los brazos cuan largos son, aplaudió al público, saludó al rival, y entonces, mientras la hinchada argentina lo ovacionaba, Del Potro cayó en la cuenta de lo que había logrado. Se tomó la cabeza con ambas manos mientras caminaba por la cancha, se sentó en la silla, tapó su cara con la toalla y soltó, seguramente, las lágrimas de la revancha a tanto sufrimiento de dos años en forma de lesiones.

Fue un partido largo, desgastante, uno más de los que está disputando el hombre de Tandil en su larguísima semana olímpica. Y el propio Del Potro tuvo alguna responsabilidad en la duración del encuentro, sobre todo porque prolongó el primer set más de lo que aconsejaban las circunstancias.

Dos rupturas rápidas de saque le dieron una ventaja cómoda de 3-0 al argentino, pero Bautista logró recuperarse a partir de poner en práctica una estrategia que seguiría a través de todo el partido: estirar los tantos con largos peloteos, mover al rival, recargar el juego sobre un revés que Del Potro solo devuelve cortado, sin pegar, debido a sus problemas de muñeca; y básicamente ir minando sus fuerzas físicas.

Así alcanzó el 5-5 y aunque Del Potro quebró en el game siguiente y se quedó con el parcial, la sensación que sobrevoló el court 2 del complejo de tenis fue que no sería una tarde plácida para el ex campeón del Abierto de Estados Unidos.

Bautista, actual número 17 del ranking, es un jugador sin grandes golpes, pero tiene piernas ágiles, es dueño de una derecha respetable y se mueve con inteligencia en la pista. Con esas armas encaró el segundo set.

Y en algún momento dio la sensación de lograr su propósito. Comenzó a acusar el cansancio el tenista argentino, sus piernas se movían lentas (incluso tuvo un amago de calambre en el décimo game), llegó varias veces tarde a impactar la pelota y Bautista fue ganando en confianza.

Pero los jugadores «diferentes» se agrandan en los momentos decisivos. Con 6-5 abajo y el saque a favor, Del Potro volvió a ser el del comienzo. La derecha letal, el saque poderoso y las piernas otra vez activas lo depositaron en el tie-break.

Incluso el desempate recordó a aquel lejano primer set, cuando todavía brillaba el sol en Río. Se puso 4-0 Del Potro a puro palazo, volvió a tener un bache hasta el 4-4, y entonces sí, con absoluta seguridad golpeó cada pelota hasta que Bautista devolvió muy largo un saque y decretó el 7-4 final.

Del Potro vuelve a estar en las semifinales de unos Juegos Olímpicos después de ser casi un ex jugador. Mañana le espera nada menos que Nadal. Pero esa ya será otra historia.

 

[[nid:30292]]

Te invitamos para que también nos sigas a través de