Foto EFE
El campeón sacude a Pumas para despertarlo del sueño de grandeza

Pachuca.— El árbitro pitó el final del juego y Juan José Calero se hincó y señaló al cielo, que dejó caer unas gotas de lluvia, símbolo inequívoco de las lágrimas que el ‘Cóndor’, el inolvidable Miguel Calero, soltó al ver a su hijo hacerse hombre en el futbol profesional.

Y con sus Tuzos.

Pachuca goleó 3-0 a los Pumas. El campeón puso en su realidad al equipo de Paco Palencia que había sumado más de lo que merecía con dos goles de Juan, hijo de Miguel, el legendario portero de Pachuca fallecido hace casi cuatro años.

Juan José es el segundo hijo del matrimonio formado por Miguel y Sandra. Cuenta la leyenda que cuando nació, el portero se asustó porque lo vio ‘morado’. Calero le preguntó al doctor… ‘¿por qué mi hijo nació negro?´ y el galeno respondió entre risas: ‘pues pregúntele a la mamá’, para después explicarle que el bebé tenía un poco de problemas de circulación y por eso tenía ese color, pero poco a poco tendría su aspecto natural.

El menor de los Calero nació en Colombia, en Medellín, pero desde siempre ha vivido en México, mas a pesar de eso, y por respeto y cariño a su progenitor, decidió defender los colores de la selección colombiana que los del Tri.

Debutó con los Tuzos en el Apertura 2015, a los 16 años de edad, y desde ese torneo apenas sumaba 156 minutos en la Liga.

Diego Alonso decidió confiar en él para el juego contra Pumas y no lo decepcionó. Fue la figura al anotar dos de los tres goles tuzos, el primero fue obra de David Ramírez.

‘Pikolín’ paró un penalti que detuvo la masacre, pero no detuvo el desplegar de las alas del Cóndor, que desde el cielo gritó los goles de su heredero. 

Te invitamos para que también nos sigas a través de