Foto Imago7
Osvaldo Martínez es el elemento de confianza del «Bigotón» en el América

Con el afán de familiarizarse con los jugadores del América, Ricardo La Volpe ha encontrado a una especie de asistente que lo ha actualizado sobre las condiciones de cada jugador del plantel azulcrema. Osvaldo Martínez se ha convertido en un elemento de todas las confianzas del “Bigotón” para que le diga el potencial de cada uno de sus compañeros. El mediocampista paraguayo es un hombre experimentado que ya lleva varios torneos en El Nido de Coapa, donde se ha mostrado sobrio y con argumentos para aferrarse a la titularidad. Además, el contención tiene un perfil que agrada a La Volpe, porque suele ser franco y honesto. Razón por la que se ha convertido en una especie de pilar para el argentino. Vaya que lo necesitará, pues hay muchos egos en ese vestidor.

 

A sacar las bufandas

La dirección de Selecciones Nacionales está tomando todas las previsiones posibles para que la logística de los juegos eliminatorios de noviembre contra Estados Unidos y Panamá salga a pedir de boca. En primer lugar, se tiene pensado llegar días antes a Columbus, Ohio, sede del primer juego, para aclimatarse. Ya se sabe que, ventajosamente, Estados Unidos escoge esa ciudad por el frío. En estos momentos, el clima en aquellos parajes es de máximo 20 grados y mínima 5, sin embargo, para el 11 de noviembre, fecha del cotejo, se prevé que la máxima sea de 13 grados y la mínima de uno. Hay que sacar los guantes, las bufandas, las chamarras con doble forro y paraguas, porque, además de todo, se prevé lluvia.

 

Jardineros mágicos del Toluca

Los aficionados del Toluca están más que contentos con el paso del equipo a partir de la llegada de Hernán Cristante, tanto que ya le están agarrando cariño al estadio Alberto “Chivo” Córdoba, donde han logrado tres triunfos al hilo en Copa con el de ayer, en el que vencieron 4-3 al León. Mientras que en Liga son dos triunfos y tres empates. ¡Cero derrotas! ¿Cuál es el secreto? Por ahí nos contaron que los jardineros de los Diablos Rojos tienen mucho que ver, pues gracias a sus cuidados (¿pases mágicos?) el césped se ha llenado de “buena vibra”, además de que el balón corre más fácil. Tal es el buen ambiente que la fanaticada no lleva prisa en regresar al Nemesio Díez, total, algunas incomodidades se toleran cuando el equipo mete que mete goles. 

Te invitamos para que también nos sigas a través de