El púgil mexicano Óscar Valdez arribó ayer a la Ciudad de México y manifestó su deseo de enfrentarse a rivales de mayor jerarquía si se logran las unificaciones el próximo año.

Valdez, ex seleccionado olímpico, tiene en la mira a Carl Frampton, Leo Santa Cruz y Abner Mares como posibles rivales.

«Sería muy bueno poder pelear con alguno de los campeones en las 126 libras para exigirme más y poder unificar mi cinturón. Espero que las promotoras se pongan de acuerdo», dijo el oriundo de Sonora.

Hace algunos días el boxeador retuvo su título pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) al imponerse por nocaut al japonés Hiroshige Osawa.

El jueves pasado la Comisión del Deporte en Sonora reconoció al púgil, quien es considerado como un modelo a seguir para las nuevas generaciones.

«Los reconocimientos son muy importantes para mí, lo que yo les puedo decir a los nuevos boxeadores es que sueñen en grande».

El sonorense, que estará unos días en la Ciudad de México cerró el año con tres nocauts; ante Evgeny Gradovich, Matías Rueda y finalmente Osawa.