Épico Clásico hacia “semis”

Última batalla del año entre los dos máximos enemigos del futbol mexicano. Séptima vez que Guadalajara y América se ven en la cancha, donde hoy dejarán a un semifinalista. Hay espacio para un verdugo y una víctima. Poco más de 90 minutos de épica para definir a un sobreviviente que irá a semifinales.

Chivas nunca ha podido eliminar a las Águilas en fase de cuartos de final. Podría ser la primera vez si gana, empata sin goles o iguala 1-1 como sucedió en el choque de ida. Los azulcrema quieren mantener la tradición de ganar el encuentro de vuelta al Rebaño Sagrado en esta ronda [venció en las cuatro encuentros definitivos previos]; con victoria o empate a dos tantos o más, la clasificación será suya.

«Si manejamos la dinámica como lo hicimos en el segundo tiempo [en el Estadio Azteca] y somos contundentes, creo que podemos estar en semifinales», confía el delantero rojiblanco, Alan Pulido.

«Vamos a ir a un estadio [Chivas] donde hemos hecho muy buenos partidos», asegura Moisés Muñoz, guardameta de las Águilas.

Los emplumados suman cuatro victorias en siete partidos en la casa del Rebaño. Razón por la que el portero del club capitalino siente optimismo para esta tarde.

Ricardo La Volpe, técnico del «Ame», confía en que sus pupilos consigan el pase a semifinales en la cancha tapatía.

«La gente no juega, son 11 contra 11. Los grandes equipos ganan donde sea y nosotros somos un gran equipo», describe «El Bigotón».

Para malestar del América, no contará con su capitán Rubens Sambueza, quien sufre una distensión muscular.

Matías Almeyda, estratega del chiverío, aceptó tras la ida que sus dirigidos no se mostraron como en ocasiones anteriores.

Hoy, «tenemos que salir a la cancha a poner lo que debemos, actuando como lo venimos haciendo y Dios quiera que podamos tener la suerte para superar esta ronda».

Guadalajara, de ganar, le daría el tercer golpe al América en el semestre que celebró su centenario de fundación. Sin embargo, las Águilas quieren volar para resarcir el 0-3 de la fase regular y la eliminación de la Copa MX en dramática serie de penalts en el Azteca.

Último Clásico Nacional de 2016. El semifinalista mantendrá su sueño de ser campeón. El que quede marginado tendrá la estampa del fracaso en la frente.

Peláez confía en García Orozco

Pese a que en el pasado, Ricardo Peláez, presidente deportivo del América, criticó los arbitrajes de Roberto García Orozco, esta vez el dirigente azulcrema dice confiar el juez central del Clásico Nacional.

«Tenemos mucho respeto, ojalá tenga suerte en el partido y vamos a respetar sus decisiones», anunció el dirigente azulcrema.

García Orozco ha estado como el árbitro en seis de las siete eliminación emplumadas en Liguilla.