Foto Imago7
Las ‘joyas’ del Pachuca perdieron la final en 2014; “ahora es diferente”

Domingo 18 de mayo de 2014. Al tiempo que Gustavo Matosas y sus futbolistas celebran el bicampeonato recientemente ganado por el León, los jugadores del Pachuca derraman lágrimas de sangre sobre el césped del estadio Hidalgo. En especial, tres chicos a los que su infantil rostro les delata. El llanto refleja impotencia, pero también el deseo de tener una revancha.

Eso explica la ilusión que los todavía juveniles Hirving Lozano, Rodolfo Pizarro y Érick Gutiérrez irradian de cara a la final contra el Monterrey que inicia mañana.

Tardaron dos años en volver y ahora les tocará cerrar como visitantes, pero las tres ‘joyas’ de los Tuzos presumen estar listas para graduarse y dar al club su sexto título de Liga en la historia.

Ya hemos aprendido mucho, hemos pasado por bastantes cosas y durante todo el torneo demostramos que mejoramos en varios aspectos”, afirma Gutiérrez, quien hoy es el capitán del equipo dirigido por Diego Alonso, pese a sólo tener 20 años de edad. “Mantenemos más la calma y lo hemos demostrado al conservar los resultados en esta Liguilla… (Me siento) contento de estar en la final”.

Porque se trata de una afrenta para esta tercia de futbolistas. Varios clubes han mostrado interés en ellos, pero la cúpula hidalguense les ha colocado etiqueta de ‘intransferibles’ para el mercado nacional. Es muy probable que su futuro esté del otro lado del océano Atlántico, pero antes quieren ayudar a bordar otra estrella en el escudo del Pachuca.

Estoy feliz por volver a jugar una final. Es algo que no siempre pasa y ahora queremos ganarla”, sentencia el ‘Chucky’, quien también cuenta con 20 años de edad y será parte de la Selección Mexicana que disputará la Copa América Centenario. “Nos sentimos mejor, más fuertes que hace dos años”.

Ninguno olvida que salieron con ventaja de León (3-2) en aquella serie por el título de hace cuatro torneos, mas la inexperiencia les cobró factura. Enrique Meza, entonces director técnico del Pachuca, utilizó a los tres como titulares. Sus ojos se tornan cristalinos al recordar que la falta de oficio pudo ser determinante en el duelo con los Panzas Verdes.

 

Ahora tenemos una defensa más sólida y hemos madurado mucho como jugadores, tenemos más experiencia”, advierte Pizarro, quien hace dos años –cuando tenía 20 de edad— jugaba como lateral derecho; hoy es una especie de enganche, detrás del goleador Franco Jara. “Jugar una final pasa pocas veces en la vida, así es que uno debe disfrutarlo”, agrega.

Te invitamos para que también nos sigas a través de