Foto Jam Media
“Chaco” sabe que se logrará campeonar cuando los jugadores liberen fracasos de su mente

Da lo mismo cuántas modificaciones presente el plantel o si haya continuidad en la dirección técnica, cada pretemporada luce como el inicio de un nuevo capítulo de esta historia sin fin teñida de azul. Christian Giménez lo sabe, así es que aconseja habituarse a la presión que rodea a este gigante adormecido desde hace 18 años y medio.

El “Chaco” ha estado presente en la tercera parte de la sequía cruzazulina, por lo que considera que el ansiado título de Liga llegará cuando los Cementeros se liberen mentalmente de la pesada cadena construida con sólidos eslabones hechos de amarguras y fracasos.

“Siempre hay presión. Acá, en este club, se vive así”, sentencia el símbolo celeste. “Hace seis años que llegué y lo primero que me dijeron es [que se debe] ser campeón y hay que convivir con esa presión. El día que sepamos manejar esa presión es porque salimos campeones”.

Tiene fe en que será durante el segundo semestre de este año. Es cierto que La Máquina suma cuatro certámenes consecutivos sin participar en la Liguilla (racha más larga en la historia del club), pero el atacante no olvida los múltiples pasajes de buen futbol protagonizados en el Clausura 2016, esos que anhela hacer costumbre a partir del 16 de julio, cuando los dirigidos por Tomás Boy debuten dentro del siguiente campeonato, en casa del Necaxa.

Más allá de que existen algunos cambios en el grupo, Giménez adelanta que este Cruz Azul “va a ser muy parecido a lo que el equipo mostró, por momentos, en el torneo pasado: que era agresivo, presionaba arriba, no desaprovechaba las oportunidades que tenía… Esa es la idea de Tomás”.

“Ojalá que en este torneo tengamos la suerte y no se lesionen jugadores, no sean expulsados tampoco, pero –en términos generales— el equipo está bien”, complementa.

Las llegadas del central Enzo Roco y el contención Francisco Silva, quienes fueron monarcas de la Copa América con la selección chilena, motivan a sus nuevos compañeros y les permiten albergar la ilusión de que aporten ese plus que le ha hecho falta al equipo. “A Roco no lo conozco mucho, pero si está en una selección muy competitiva, nos va a venir bien”, vaticina Christian. “Al “Gato” Silva sí lo conozco de Jaguares, es muy buen jugador”.

Requisito indispensable para un equipo que se ha propuesto estar cerca de su plenitud desde el juego contra Rayos. Por lo pronto, se prepara en Estados Unidos con choques amistosos. “Tenemos varios días en los que el equipo va a buscar hacer bien las cosas, encontrar ese funcionamiento colectivo y que también se vayan acoplando los jugadores que llegaron”, afirma el “Chaco”. “[La gira norteamericana] nos va a servir mucho, porque el tema físico lo hemos trabajado bien, pero nos faltan un poco los detalles y nos quedan dos partidos importantes, lo cual nos va a ayudar para agarrar lo que quiere Tomás”.

Idea que la mayoría tiene bastante clara, porque el “Jefe” conduce a La Máquina. “Siempre es bueno [que no haya cambios en el banquillo], porque uno sabe lo que pretende el entrenador. Los futbolistas que llegaron están bien, ojalá que no lleguen tan cansados los que faltan, pero estamos trabajando bien”.

Falta demostrarlo, sobre todo en lo mental, para exorcizar a los fantasmas que les rodean.

Te invitamos para que también nos sigas a través de