Foto Archivo
Ignacio ganó el tercer lugar del Mundial de Clubes con el Necaxa en el 2000

No estaba al mando del equipo cuando el América se clasificó al Mundial de Clubes, pero ahora que tiene las riendas, el técnico Ignacio Ambriz aporta un elemento importante: la experiencia de haber disputado el torneo en su época de jugador.

Ambriz fue jugador del Necaxa que, en la edición inaugural del Mundial de Clubes hace 15 años, consiguió el tercer lugar, todavía el mejor resultado para un equipo mexicano en el campeonato.

El América ganó este año la Liga de Campeones de la CONCACAF al mando del timonel uruguayo Gustavo Matosas, quien después dejó el equipo por diferencias con la dirigencia. Ambriz lo reemplazó en mayo pasado, y el domingo dirigirá a las Aguilas en el duelo por los cuartos de final contra el monarca asiático Guangzhou Evergrande, de China.

«Tuve la fortuna que en el final de mi carrera me encontrara con un Mundial de Clubes con el Necaxa, un equipo con el que logré muchos títulos», recordó Ambriz. «Conseguimos el tercer lugar ante equipos de mucha envergadura, ganándole incluso al Real Madrid. Como entrenador ahora es una cosa muy diferente, cambia mucho. Ahora voy a disfrutarlo de una manera distinta».

«Me ilusiona muchísimo superar lo que hice como jugador y llegar a la final», agregó. «Es cierto que hacen falta muchos pasos, pero hay una ilusión y un sueño».

El primer obstáculo es el equipo dirigido por el brasileño Luiz Felipe Scolari. Y si supera esa etapa, el América tendrá que enfrentar en semifinales nada menos que al Barcelona de Lionel Messi.

«Les pido (a los jugadores) que lo disfruten, que hay muchos jugadores que no tienen la posibilidad estar en un Mundial», señaló el ex asistente de Javier Aguirre en el Osasuna y Atlético de Madrid. «Hay que aprovecharlo y vivirlo a plenitud».

El arquero Moisés Muñoz expresó que el equipo no se achica ante la posibilidad de enfrentar al mejor club del mundo.

«Me gusta mucho enfrentarme a la presión. Me motiva encarar las situaciones adversas y difíciles», comentó. «Poder conseguir el título de campeones en el Mundial de Clubes es lo máximo a lo que podemos aspirar como equipo; no hay más».

Te invitamos para que también nos sigas a través de