Foto Iván Stephens/El Universal
El boxeador mexicano señaló que su padre murió cuando Misael tenía 6 años, pero aún así supo de su gusto por «los golpes»

Hasta el cielo llegará la medalla olímpica del boxeador mexicano Misael Rodríguez. Y es que el chihuahuense dedica la presea a su padre, quien falleciera en el año 2000 .

“Él nos dejó una madre muy luchona que siempre nos sacó adelante y claro que este logro también va en su memoria. Mi padre no me vio pelear a este nivel, tenía seis años cuando falleció pero me acuerdo que yo tenía unos guantes desde pequeño y él observaba mi gusto por los golpes”, relató.

Rodríguez, quien es el primer mexicano en subir al podio hasta el momento contó, cómo un fallido intento por ingresar a la Universidad en los Estados Unidos lo condujo al gimnasio del Comité Olímpico Mexicano.

“Desafortunadamente no se dio mi ingreso a la escuela así que decidí perseguir mi sueño y aquí estoy, con una medalla que no es sólo para mí sino para todo el equipo”.

El púgil  espera un reñido combate en  las semifinales pero no se amedrenta.

“Nada es imposible, yo no soy conformista y claro que voy por la medalla de oro”.

Te invitamos para que también nos sigas a través de