Foto Reuters
El centro acuático se llena cada que “La Bala de Baltimore” se presenta para realizar proezas y ganar más oro

Río de Janeiro.— Sin duda, la natación es una de las pruebas más esperadas en cada edición de los Juegos Olímpicos. Y Río de Janeiro 2016 no es la excepción.

La presencia del tritón estadounidense Michael Phelps es sin duda el principal imán de la justa sudamericana que ayer celebró su segunda jornada de finales.

El norteamericano, quien regresa a una justa cuatrienal luego de tocar fondo, ya ganó su primer oro en territorio brasileño y amenaza con llevarse más metal dorado para incrementar su cosecha de preseas que ya suma 23 preseas, 19 de ellas de oro.

El centro acuático luce repleto cada noche aunque las pruebas terminan en promedio a las 12 de la noche, hora local.

En el primer día de competencias ya se registró un nuevo récord mundial, y se esperan muchos más en los próximos días.

Los anfitriones sufrieron una dura baja para los Juegos luego de que su principal figura, César Cielo no consiguiera clasificar.

La disciplina forma parte del programa olímpico desde 1986, primera edición de la era moderna.

Son 16 disputas para hombres y 16 para mujeres, incluyendo los cuatro estilos –libre, pecho, mariposa y espaldas– y pruebas combinadas.

 

México tendrá tres representantes: Liliana Ibáñez, Ricardo Vargas y Long Gutiérrez.

Te invitamos para que también nos sigas a través de