Foto Alejandro Godínez Ayala
El defensa cementero sabe que no llegar a la final del Torneo de Copa MX es un traspié para La Máquina

Da lo mismo quién integre el plantel, las calamidades vividas durante casi dos décadas hacen más fuerte la piel de los Cementeros, para quienes curarse las heridas ya es costumbre, por lo que no tienen dudas de que se repondrán de la eliminación en la Copa MX ante el Necaxa.

A todos les duele, en especial porque tenían la ilusión de coronarse sobre el césped del estadio Azul, en el que habrían recibido al Veracruz en el juego por el título. Simple ilusión. Lo único que les resta es intentar no equivocarse dentro de ese torneo que verdaderamente es el objetivo de su lastimado pueblo: la Liga.

Tenemos que levantarnos, sobre todo en la parte anímica”, admite el director técnico Tomás Boy. “Estoy seguro de que mi equipo lo hará, aunque hayamos jugado muy mal y merezcamos la derrota… Estamos dolidos. Conozco a mi grupo y sé lo que le molestan las críticas”.

Esas que se han multiplicado tras quedar fuera de un certamen en el que no enfrentaron a algún equipo de la hoy llamada Liga MX. El destino sólo los puso ante conjuntos del Ascenso (Venados de Yucatán, Atlante, Cafetaleros de Tapachula, FC Juárez y los Rayos); ni así pudieron llegar a la instancia definitiva.

La palabra fracaso es parte primordial del léxico cementero y esta vez, la aceptan sin chistar.

Cuando no se da lo que uno espera, por lo que trabaja, se puede dar [el fracaso], pero no le tengo miedo a la palabra”, sentencia el defensa Fausto Pinto. “Hay que seguir trabajando, todavía tenemos objetivos por delante y se renueva la ilusión”.

Obviamente que el equipo está golpeado, pero tenemos a jugadores con mucha experiencia y podemos salir adelante”.

Deberán mostrarlo a partir de mañana, cuando visiten a los desahuciados Dorados de Sinaloa. Sus absortas miradas reflejan la desilusión por no ganar un torneo que lucía cómodo para ellos y otorgaba medio boleto a la Copa Libertadores 2017. El siguiente paso es impedir que el dolor les mine dentro del Clausura 2016, en el que marchan cuartos de la clasificación.

Es un torneo aparte. Tenemos que darle la vuelta, no podemos hacer algo. Ahora, debemos prepararnos bien para el sábado hacer un buen partido [en Culiacán]”, atina a decir el volante de contención Gerardo Torrado.

[Hay que] pensar en la Liga, que es un objetivo muy importante para nosotros”, complementa Pinto. “Tenemos una deuda con la afición y la institución, por lo que cada día estamos tratando de superarnos, mejorar, para poder brindarnos ese gran logro, pero hay que trabajar día a día”.

 

Y recuperarse de mazazos tan sólidos como el de antenoche, aunque su piel ha aprendido a renovarse de manera casi inmediata. No puede ser de otra manera cuando se viven tantas calamidades.

Te invitamos para que también nos sigas a través de