Foto Carlos Mejía/El Universal
Entrenamiento de 8 horas diarias que incluye toreo de salón y espejos, ejercicio y rehabilitación

Apizaco.— Ante colosal reto, igual de colosal el entrenamiento. La matadora Hilda Tenorio invierte cerca de ocho horas diarias para alistarse a la encerrona del 15 de mayo, en donde se presentará como única espada ante seis toros de Brito, en el lienzo charro División del Norte de Tepotzotlán, Estado de México.

“Por las mañanas me voy a la plaza de toros, desde las siete de la hasta las diez, para realizar toreo de salón, banderillamos con una carretilla, entramos a matar también. Posteriormente hacemos un entrenamiento físico. A las dos de la tarde, me voy al CRI [Centro de Rehabilitación Integral de Apizaco] para realizar un trabajo de rehabilitación de mi lesión en la rodilla y fortalecer los músculos. En la tarde hago una segunda sesión de trabajo físico y cierro con toreo de espejos. Hay que llegar lo mejor posible físicamente para la encerrona”, describe Tenorio.

La matadora michoacana decidió hacer su preparación en Apizaco, Tlaxcala, en donde ha encontrado apoyo del también torero Uriel Moreno ‘El Zapata’ así como de su familia.

Un punto crucial en su preparación han sido sus terapias en el CRI, en donde realiza sesiones de hidroterapia, recibe ultrasonido en su rodilla y realiza trabajos físicos de mecanoterapia, supervisados por el terapeuta Humberto Díaz.

 

“Yo ya siento fuerte mi rodilla. Me falta, un poco para estar al cien por ciento, pero ya el entrenamiento que realizo, que es bastante intenso, lo llevo al cien por ciento”. 

Te invitamos para que también nos sigas a través de