Foto Imago7
La forma en que salió Mohamed de Coapa es uno de los aderezos para el choque de los clubes que más anotaron

Por más que se esmeró en cumplir con las formas al asegurar que sólo se concentraría en el duelo de anoche entre el Pachuca y el Santos Laguna, ya que los Guerreros podrían ser su rival en la antesala de la final, Antonio Mohamed esbozó una pícara sonrisa al imaginarse frente al América por un boleto a la final. Deseo cumplido.

El Monterrey y las Águilas protagonizarán una serie cargada de morbo, debido a la atropellada forma en la que el ‘Turco’ salió del club azulcrema, pese a obtener el título en el Apertura 2014, ese que lo tiene —en solitario— como el más ganador en la época profesional del futbol mexicano (12 coronaciones).

Su relación con Ricardo Peláez, presidente deportivo del América, se fracturó. Eso explica la ira que asoma la mirada del entrenador argentino cuando se refiere a los altos mandos amarillos.

Hace tres semanas, cuando los Rayados visitaron el Estadio Azteca y sacaron un electrizante empate (3-3), el micrófono falló durante la conferencia de prensa de Mohamed, quien —justo antes de marcharse— dijo que “muchas cosas no sirven [en su anterior club]”.

El público le rindió pleitesía esa tarde y él sentenció que “la gente no se equivoca… El tiempo va a poner a cada uno en su lugar”.

Aderezo a una serie en la que chocarán los dos equipos que más anotaciones marcaron durante la fase regular. El Monterrey sumó 38, por 34 del América.

Es la novena ocasión que se encuentran en Liguillas, sexta en semifinales, etapa en la que han chocado las tres más recientes ocasiones. El balance general favorece a los hoy dirigidos por Ignacio Ambriz (5-3), quienes también dominan en las confrontaciones dentro de la ronda de los cuatro (3-2).

Los Rayados suman 180 minutos sin anotarle a las Águilas en la ‘Fiesta Grande’ del futbol nacional. Su más reciente tanto fue logrado por Aldo de Nigris, en el instante final del segundo capítulo de la ‘semi’ del Clausura 2013, eliminatoria ganada por los amarillos (4-3 global).

Será apenas la tercera vez que el segundo partido se efectúe en Monterrey. La primera fue durante las semifinales de la temporada 1971-72. El América había ganado en el Estadio Azteca (1-0) y los norteños se impusieron en casa (2-1). Al haber paridad tras los 180 minutos, se jugó un tercer duelo en León, ganado por los entonces cremas (3-1).

La otra fue dentro de la misma instancia, pero en el Clausura 2012. El cotejo en el ‘Coloso de Santa Úrsula’ finalizó sin anotaciones y los Rayados ganaron en el Tecnológico (2-0), con tantos del defensa José María Basanta y De Nigris.

El líder sigue con vida, mas está consciente de que debe mejorar; los Tigres les dominaron en buena parte de los cuartos de final.

“Sabemos que el tema [de la clasificación] nos costó”, reconoce el zurdo ecuatoriano Walter Ayoví. “Nos sentimos muy tranquilos y entramos a la cancha [anteayer] sin la intensidad de la ida”.

“Tenemos que tomar eso como experiencia, porque no nos debe volver a pasar. Si queremos llegar lejos en la Liguilla, es momento de concentrarnos al máximo”.

Serie fraterna. El otro boleto a la final será dirimido por el Pachuca y León, instituciones que pertenecen al mismo consorcio.

 

Será la segunda ocasión que jueguen en una fase final. El único antecedente es la serie por la corona que los Panzas Verdes le ganaron a los Tuzos en el Clausura 2014.

Te invitamos para que también nos sigas a través de