El quarterback declina operarse de la clavícula izquierda, que se fracturó el domingo ante Filadelfia

Arlington.— La buena nueva para los aficionados de los Cowboys, es que su quarterback Tony Romo no necesitará cirugía para reparar la fractura de clavícula que sufrió el domingo. La mala es que estará fuera de circulación al menos durante siete juegos.
Romo se lesionó cuando habían pasado nueve minutos y 44 segundos del tercer cuarto del partido en el que Dallas venció 20-10 a Filadelfia, cuando fue derrotado por el linebacker Jordan Hicks.
Romo fue quien confirmó las versiones sobre la decisión de no reparar la clavícula izquierda.
“Gracias a todos por sus oraciones y apoyo”, escribió Romo en la red social Twitter. “No será necesaria la cirugía. Esto es sólo el comienzo. Nos vemos pronto”.
Debido a la lesión, se espera que el equipo coloque a Romo en la lista de lesionados, lo cual significa que no puede entrenar durante seis semanas o jugar en ocho.
Ese movimiento le crearía espacio a Kellen Moore, quien está en la escuadra de prácticas del equipo.
El entrenador Jason Garrett cree que Romo estará fuera al menos ocho semanas y se perdería siete juegos. Anunció que el puesto será de Brandon Weeden, quien relevó a Romo con éxito ante las Eagles.
Weeden fue titular un juego el año pasado con Dallas y lo perdió, pero ante Filadelfia completó los siete pases que intentó para 73 yardas, con un pase de anotación.
“Brandon juega con confianza y ejecuta muy bien. Los jugadores creen en él”, dijo Garrett.
Weeden tomó gran parte de las repeticiones con el primer equipo en la pretemporada mientras Romo se recuperaba de una operación.
“Ha entrenado mucho en la ausencia de Tony en los últimos dos años y se ha beneficiado porque conoce muy bien el sistema”, agregó Garrett. “Mientras más tiempo entrené, más cómodo estará”.
Garrett no confirmó la versión de que los Cowboys colocaran a Romo en la lista de lesionados.
“Será algo que determinaremos en los próximos días para saber qué es lo que vale la pena para nosotros”, dijo Garrett.
El entrenador de los Cowboys descartó, por ahora, el reclutar a algún quarterback agente libre porque requeriría mucho tiempo de adaptación antes de poder serles de utilidad.
Los Cowboys se beneficiaron al no colocar a Dez Bryant en la lista de lesionados porque esa etiqueta sólo se puede usar en un jugador. Al no usarla en Bryant, los Cowboys mantienen la esperanza de que regrese antes de ocho semanas.
Romo se mantendrá involucrado con equipo, aunque no juegue.
“Tony es un gran líder para nuestro equipo y tiene una influencia positiva sobre todo el mundo, así que tenerlo cerca e involucrado es una parte importante para este equipo”, dijo Garrett. “Pero la prioridad número uno es que se rehabilite y regrese a su mejor forma tan rápido como sea posible”
Esta es la segunda vez en su carrera que Romo se rompe la clavícula izquierda. Antes le ocurrió en la temporada del 2010. Entonces, se mantuvo en el roster activo porque el equipo esperaba su regreso. En ese momento, Dallas tenía marca de 5-9 y estaban eliminados.
Si regresa en ocho semanas, Romo reaparecería en la NFL el 15 de noviembre, ante los Buccaneers de Tampa Bay.
Después del golpe, Romo fue al vestuario donde una prueba de rayos X confirmó la lesión. Ayer le realizaron una resonancia magnética que mostró que no hay daño muscular ni en los ligamentos.
Eso fue la clave para Romo porque un daño muscular o de ligamentos habría implicado ser operado, aunque el tiempo de regreso habría sido parecido. Agencias

Te invitamos para que también nos sigas a través de