Saltar al contenido

Tormento que duró 4 años

    Foto Imago7
    Hugo González tuvo que soportar el sufrimiento de estar en la banca por mucho tiempo, pero ahora busca adueñarse de la portería azulcrema

    Hugo González estaba condenado a la costumbre de salir a la cancha y encaminarse a la banca. Desde ese lugar encontró un calvario. La eterna suplencia significó un constante sufrimiento para el portero americanista de 25 años de edad.

    “Se sufre bastante [no ser titular], quería jugar, se sufre bastante por no poder estar dentro de la cancha ayudando a los compañeros a ganar los partidos”, confiesa en entrevista con EL UNIVERSAL.

    Salió de las sombras. Se convirtió en el guardameta de confianza del técnico de las Águilas, Ignacio Ambriz, ante las lesiones y baja de juego del otrora estelar, Moisés Muñoz.

    González debutó en el Clausura 2012, pero ha batallado para ser el titular en la meta emplumada. Desde su primer juego [Atlas 1-1, el 11 de febrero de 2012], se había mantenido nueve torneos como suplente del club de Coapa.

    Tiene 30 partidos jugados en Primera División, 26 en el 11 inicial con 38 goles aceptados. Hoy, ante Jaguares de Chiapas, está perfilado para arrancar el partido en el que América, de ganar, aspira al liderato de la actual campaña.

    “Estoy en un gran momento y lo estoy aprovechando dentro de la cancha, en los entrenamientos y en el día a día para ganarme la confianza y mantener la titularidad”.

    “Me siento con calma, no sé si el siguiente partido lo voy a jugar o no. Yo siempre estoy exigiéndome al máximo para tratar de ganarme el puesto”, advierte Hugo.

    Muñoz se convirtió en un portero histórico para el americanismo, al ser pilar en los dos últimos títulos de la institución. González estaba a la espera de una oportunidad. El juvenil pudo dejar el Nido, porque hubo clubes que se acercaron a preguntar por sus servicios.

    “Tuve ofertas para irme, pero decidí quedarme en este club, porque sabía que se abriría la opción de jugar. Afortunadamente se pudo y quiero seguir en la titularidad, no dejarla por ningún motivo”, descubre González.

    Al confinar a la banca a Moi, durante los últimos encuentros de este certamen, Hugo siente que su relación con él es de amistad y no ha cambiado. Como profesionales —señala— los dos quieren estar en la portería y para eso trabajan diario en las instalaciones de Coapa. Manifiesta que no hay envidias, sino que el veterano le da consejos.

    “Me llevo bien con Moi, siempre ha sido una relación de amigos, no tiene por qué cambiar ahora”, analiza el portero surgido en la fuerzas básicas emplumadas.

    “Los dos estamos haciendo todo lo posible, matándonos en la cancha para poder estar en el 11 inicial. Fuera de la cancha, somos amigos desde que estamos junto en el plantel”, presume.

    La directiva azulcrema, encabeza por Ricardo Peláez, anunció en la semana que no se dará la contratación de un nuevo portero para defender la meta del polémico club.

    Entre Muñoz y González estará el guardavallas que viva como titular los festejos del centenario de la institución que se cumplirá el próximo 12 de octubre.

    “Sé que no puedo dar espacio para nada. Tengo que seguir trabajando, esforzándome. No sé si el siguiente partido voy a jugar, siempre tengo esa incertidumbre, por lo que no tengo que aflojar en ningún momento. Tengo ese pensamiento muy arraigado. En los partidos tratar de tener actuaciones sobresalientes como hasta ahora”, asume.

    Y es que, Hugo González ya no quiere regresar a la banca. Recuerda que ahí, sufrió durante prácticamente cuatro años.

    Te invitamos para que también nos sigas a través de