Foto Jesús Viveros/ El Universal
Cinco medallas olímpicas de oro la convierten en la máxima clavadista, pero… ¿Es válido el sacrificio de esta deportista?

Alrededor de la china Wu Minxia se han tejido historias que bien podrían ser ciertas o no, pero que contribuyen a crear un halo de misterio en torno a su persona.

El domingo se convirtió en la primera clavadista en conquistar cinco medallas olímpicas de oro al apoderarse con cierta facilidad del trampolín sincronizado de tres metros junto a su compañera Shi Tingmao.

Alguna explicación debería haber para su éxito inusitado, y como las racionales no brindan el drama necesario surgen las exóticas.

¿En realidad su padre le ocultó durante un año que sus abuelos habían muerto para evitarle distracciones en los Juegos de Londres 2012?

Se supone que Minxia se enteró de esta noticia al bajarse del podio.

El haberle mentido durante ocho años sobre el estado de salud de su madre, quien tenía cáncer, es otra de las anécdotas que los medios occidentales gustan de repetir.

Ella negó esta última historia al rotativo Daily Mail, pero la versión sigue circulando. Aseguró que siempre supo la condición de su madre.

Wu comenzó a entrenar a los seis años de edad y a los 16 dejó el hogar para ingresar a un centro de entrenamiento acuático del gobierno.

Su padre, Wu Yuming, declaró al Shanghai Morning Post que hacía mucho tiempo habían aceptado que esta hija les pertenecía sólo parcialmente. “Ni siquiera me atrevo a pensar acerca de cosas como gozar de felicidad familiar”, señaló en un artículo reproducido por el Daily Mail.

A los 30 años, estos podrían ser sus últimos Juegos Olímpicos. Con siete medallas en total, cinco de oro (cuatro en el trampolín sincronizado), le queda poco por ganar.

Dos de sus medallas doradas las consiguió al hacer dupla con Guo Jingjing, en Beijing 2008 y Londres 2012.

A esta clavadista, ya retirada, la considera su hermana mayor, ya que le ayudó no solamente como atleta, sino como persona, por lo que fue su acompañante principal en su boda.

Curiosamente, el récord de Jingjing de seis medallas en clavados es uno de los que acaba de romper Minxia.

Otra marca de Wu es haber superado en el medallero histórico de China al gimnasta Zou Kai, quien también cuenta con cinco oros, pero sólo seis medallas en total. No pudo asistir a Rio 2016 por lesiones.

¿Qué será de su vida ahora que su etapa como deportista olímpica concluya tras este ciclo? Podría volver al hogar

familiar, pero quizá no encuentre nada “familiar” ahí, dado que ha pasado más tiempo en instalaciones deportivas del gobierno.

De hecho, su caso levantó una polémica en China y el mundo sobre la vida que llevan estos deportistas que son incorporados a programas atléticos del gobierno a temprana edad.

Desarrollan sus habilidades y dan lustre a su país, pero en el aspecto personal se pierden etapas de la infancia, la cual Wu Minxia vivió entre piscinas, aeropuertos y cuartos de hotel Enigmática, cuando le preguntaron si estos eran sus últimos Juegos Olímpicos, respondió que no sabía, pero que quizá se dedicaría a estudiar “algo” que le interesa mucho.

¿Será psicología?

 

 

 

Te invitamos para que también nos sigas a través de