Foto Archivo
El equipo de sala tendrá otra oportunidad de clasificar, ahora en el repechaje

El voleibol de sala mexicano está cerca de hacer historia. El tercer lugar obtenido hace un par de semanas en el Preolímpico de Edmonton avivó la esperanza de que nuestro país regrese a una justa veraniega luego de 48 años de ausencia.

El más entusiasmado es el presidente de la Federación Mexicana de la especialidad, Jesús Perales, quien confía en que el representativo nacional podrá lograr la hazaña.

“Ya demostramos que tenemos calidad para estar en unos Juegos. Los muchachos están motivados por el bronce obtenido en Canadá, así que vamos a trabajar muy duro de la mano con el entrenador Jorge Azair para alcanzar el objetivo”, dijo Perales.

Serán cinco meses de intenso trabajo para los voleibolistas, quienes sueñan con hacer historia.

“El equipo está comprometido, y cuenta con un gran cuerpo técnico, será en mayo cuando juguemos el repechaje, tenemos el boleto en nuestras manos, iremos por él con toda la actitud”.

Argelia, Chile y Túnez serán algunos de los rivales ante los que se medirá México en el repechaje. A todos ellos se les ha vencido al menos en una ocasión.

“Creo que tenemos buenas posibilidades, aunque los adversarios son complicados no tienen un nivel tan alto como los equipos europeos o asiáticos. Será clave el trabajo interno que hagamos, así como el fogueo internacional”, expresó el entrenador Azair.

Los jugadores están comprometidos. Y aunque saben que los reflectores estarán pendientes de su desempeño, no se amilanan; al contrario, están convencidos de escribir un nuevo capítulo exitoso para esta disciplina.

Además, existe la posibilidad de que Monterrey albergue la competencia. Nuevo León ya solicitó la sede y será los próximos días cuando se dé a conocer una decisión. Puerto Rico también se postuló.

La competencia se disputará entre el 14 de mayo y el 5 de junio.

Te invitamos para que también nos sigas a través de